Oraciones Contestadas De Mujeres En La Biblia Julio - 2024 (2024)

Oraciones Contestadas De Mujeres En La Biblia Julio - 2024 (1)

Contenidos del Artículo

Oraciones de mujeres en la Biblia

Dios nos motiva a orar. Aunque Dios conoce nuestras necesidades antes de que pensemos en pedirlas. Podemos confiar en que Dios satisfará nuestras necesidades con su provisión, pero aún así se nos motiva a orar.

No oramos para confirmar lo que Dios sabe, ni para recordárnoslo, ni para darnos un empujón para avanzar. Oramos para reconocer nuestra total dependencia de Dios y para dar gloria a su nombre.

Mujeres de oración de la Biblia. La Biblia está llena de mujeres que le fueron contestadas sus oraciones. Hoy me gustaría echar un vistazo a diez de estas increíbles mujeres y a lo que podemos aprender de ellas.

10 Mujeres de oración en la Biblia

Estas mujeres que te presento a continuación clamaron a Dios y sus oraciones contestadas en la Biblia. En breve te presento 10 mujeres de fe y oración en la Biblia:

Elisabet.

Elisabet fue la madre de Juan el Bautista. Estaba casada con Zacarías. Era prima de María, la madre de Jesús. Isabel se menciona en Lucas 1:5-80. Elisabet era infértil, y en la cultura en la que vivía, ser infértil se consideraba una vergüenza familiar.

Sin embargo, según la Biblia, Elisabet y su esposo «Ambos eran justos delante de Dios, y andaban irreprensibles en todos los mandamientos y ordenanzas del Señor.» (Lucas 1:6).

Ella creía que Dios haría lo que consideraba mejor para su vida. Se puede suponer que Elisabet oraba por un niño. Esperó, esperó y sirvió fielmente a Dios para ver si le daba un hijo. Y lo hizo en el momento perfecto.

«Después de aquellos días concibió su mujer Elisabet, y se recluyó en casa por cinco meses, diciendo: Así ha hecho conmigo el Señor en los días en que se dignó quitar mi afrenta entre los hombres.» Lucas 1:24-25.

Se consideraba muy bendecida por Dios. Además, no tuvo que pasearse por las calles para demostrar que llevaba un niño. Se sintió abrumadoramente feliz de que Dios la viera y escuchara su clamor.

Deberíamos aprender de Elizabeth.

María.

María fue la madre de Jesús y la esposa de José. Creyó en Dios cuando un ángel se le acercó y le dijo que concebiría milagrosamente fuera del matrimonio.

En su cultura, esto podría haber supuesto una vergüenza para ella y toda su familia. José podría romper legalmente el compromiso. Pero María fue fiel y quiso servir al Señor.

Podemos aprender de María que siempre podemos ser instrumentos dispuestos y confiar en Dios. Dios es fiel hasta el final, incluso en situaciones que al principio parecen nefastas. Podemos aprender de María a mantener nuestros ojos en el Señor y su gloria más allá de nuestras circunstancias actuales.

La mujer cananea.

Los israelitas tenían una muy mala opinión de los cananeos. Ella le oró a Jesús y los discípulos la llamaron dios de la peste. Pero ella siguió clamando a Cristo. Sabía que Cristo era Dios y no dejó que los que la rodeaban tropezaran con su fe.

«Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.» Mateo 15:28

Al final su oración y ruego fue escuchado por Jesús, quien después de elogiar su fe, le concedió el milagro que estaba pidiendo.

Ana la profetisa.

«Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad, y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones. Esta, presentándose en la misma hora, daba gracias a Dios, y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.» (Lucas 2:36-38)

Otras Personas Están Viendo La Diferencia entre Casa y Hogar según la Biblia

La Biblia no dice por qué oró Ana. Sin embargo, sabemos que oró durante años y años. El Señor bendijo su fidelidad y le permitió ser una de las primeras en reconocer al niño Jesús como el Mesías. Ana oraba fervientemente día y noche. Y Dios no la pasó por alto.

Sarah

Sara había orado durante años para tener un hijo. Su marido Abraham había recibido la promesa de Dios de que sería el padre de una gran nación.

Sin embargo, el tiempo pasó y no nació ningún niño. Sara y Abraham envejecieron. Está claro que sus años fructíferos habían terminado.

Sin embargo, Dios la bendijo con un hijo. Esto ocurrió en un momento en que era físicamente imposible. Sara mostró una gran fe en el Señor y Dios la bendijo mucho.

«Y era Abraham de cien años cuando nació Isaac su hijo. Entonces dijo Sara: Dios me ha hecho reír, y cualquiera que lo oyere, se reirá conmigo. Y añadió: ¿Quién dijera a Abraham que Sara habría de dar de mamar a hijos? Pues le he dado un hijo en su vejez.», Génesis 21:5-7

Noemí

En el libro de Rut, aprendemos mucho sobre la oración. El libro comienza con Noemí orando por sus yernos. Noemí estaba en una situación terrible. Era una extranjera en un país hostil, todos los hombres de su familia que debían cuidarla habían muerto y había hambre en la tierra.

Su primera reacción no fue orar para que el Señor la librara, más bien oraba por sus seres queridos. A pesar de sus luchas con la fe, Noemí creía en Dios. Y al final del libro, describe lo maravillosamente que el Señor la bendijo: le dio nietos. Que nosotros, como Noemí, seamos fieles al orar por los demás.

Ana.

La oración de Ana es una de las más conmovedoras de la Biblia. Ana clamó al Señor a pesar de su corazón roto y sus emociones deprimidas. La Biblia registra que ella lloró intensamente.

El sacerdote del templo incluso pensó que estaba borracha. Pero en su desesperación, no vaciló en su creencia de que el Señor es bueno. Cuando el Señor la bendijo con un hijo, ella lo alabó. Aunque Ana estaba deprimida, no dejó de creer que el Señor es bueno (2 Samuel 2:1-10).

María.

María era hija de Jocabed y hermana de Moisés. Ayudó a Moisés a esconderlo entre los juncos, y cuando la hija del faraón lo encontró más tarde, dijo sabiamente que conocía una nodriza para el niño.

María permaneció fielmente al lado de Moisés después de que éste liberara a los israelitas como el Señor había ordenado. Uno de los antiguos poemas cuenta la oración de María al Señor.

Esta oración fue recitada después de haber cruzado el Mar Rojo mientras era perseguida por el ejército egipcio. María no se olvidó de alabar al Señor por su fidelidad.

Hagar.

Génesis 21:15-19 Hagar se encontró en una situación bastante desafortunada. Sara desobedeció al Señor y persuadió a Abraham para que se acostara con Agar, y cuando pecó y quedó embarazada, dio a luz un niño a Abraham, pero no era el hijo que Dios había prometido a Abraham y Sara.

Así que Sarah le exigió que se fuera. Agar y su hijo viajaron por el desierto y se quedaron sin agua. Esperaron a morir. Pero Dios no los olvidó y se apiadó de ella.

Le mostró a Agar un pozo de agua y le prometió que su hijo también sería el padre de una gran nación. De Agar podemos aprender que Dios es clemente y misericordioso. Incluso a los más inmerecidos.

Otras Personas Están Viendo Mujer Manipuladora en la Biblia

María Magdalena.

Juan 20:1-18. María Magdalena fue liberada de los espíritus malignos por Jesús. Experimentó la libertad que sólo puede encontrarse en Cristo. Cuando fue liberada por Cristo, se convirtió en una persona completamente diferente.

María siguió a Cristo. Estaba completamente entregada a él. María fue una de las primeras en decir a la gente que Jesús había resucitado de entre los muertos. No importa lo malo que sea nuestro pasado, no importan nuestros pecados, Cristo nos limpia y nos hace nuevos.

Hombres y mujeres de oración en la Biblia

La Biblia está llena de ejemplos de hombres y mujeres de oración que buscaron a Dios con todo su corazón. Uno de los ejemplos más destacados es el del rey David, quien fue conocido como un hombre según el corazón de Dios. David escribió muchos salmos que reflejaban su íntima relación con el Señor y su dependencia de Él en todas las circunstancias. La oración era la base de su vida y la clave de su éxito.

Otro ejemplo poderoso es el de la profetisa Débora, quien fue una líder valiente y sabia en tiempos de guerra. En el libro de Jueces, se menciona que ella se sentaba debajo de una palma para juzgar a Israel y muchas personas acudían a ella en busca de sabiduría y orientación. Débora también fue conocida por su devoción a Dios y su capacidad de escuchar Su voz a través de la oración.

En el Nuevo Testamento, encontramos a la mujer llamada Dorcas, quien era conocida por su generosidad y su dedicación a ayudar a los necesitados. Cuando Dorcas murió, los discípulos la llevaron a una habitación alta y se postraron en oración. Dios respondió a sus oraciones y la resucitó, lo cual fue un testimonio poderoso del poder de la oración y la fe.

Un último ejemplo es el de la mujer llamada Ana, quien pasó años orando y ayunando en el templo, esperando el advenimiento del Mesías. Cuando vio a Jesús siendo presentado en el templo, ella le dio gracias a Dios y habló de Él a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Ana fue una mujer de oración constante y su fe fue recompensada al poder presenciar la venida del Salvador.

Personajes bíblicos que oraron y recibieron respuesta

En la Biblia, encontramos varios ejemplos de personajes que oraron y recibieron respuesta de parte de Dios. Estos relatos nos enseñan sobre la importancia de la oración y cómo podemos confiar en que Dios escucha nuestras peticiones.

Sara: En el libro de Génesis, Sara, esposa de Abraham, oró fervientemente por un hijo, a pesar de su avanzada edad. Dios escuchó su oración y le concedió el deseo de su corazón, dándole a luz a Isaac. Este milagro demostró que nada es imposible para Dios y fortaleció la fe de Sara.

Rahab: Rahab, una prostituta cananea, mostró valentía al esconder a los espías israelitas en Jericó. Antes de que los israelitas atacaran la ciudad, Rahab oró a Dios pidiendo protección para su familia. Dios escuchó su oración y salvó a Rahab y a su familia cuando Jericó fue destruida. Este hecho muestra que Dios escucha las oraciones de todos, sin importar su pasado o circunstancias.

Ana: En el libro de Samuel, Ana oró fervientemente por un hijo, ya que era estéril. Ella prometió dedicar a su hijo al servicio de Dios si le concedía el deseo de ser madre. Dios escuchó su oración y le dio un hijo, Samuel, quien se convirtió en un gran profeta en Israel. La historia de Ana nos enseña a confiar en Dios y a cumplir nuestras promesas cuando Él nos responde.

Ester: Ester, una joven judía, oró y ayunó antes de presentarse ante el rey persa para pedirle que salvara a su pueblo de la destrucción. Dios respondió su oración y le dio favor del rey, quien concedió la petición de Ester. Su valentía y confianza en Dios demuestran cómo la oración puede tener un impacto poderoso en situaciones difíciles.

Otras Personas Están Viendo ¿Quién es la Mujer Extraña en la Biblia? Significado

Estos son solo algunos ejemplos de personajes bíblicos que oraron y recibieron respuesta. Sus historias nos animan a confiar en que Dios escucha nuestras oraciones y nos animan a persistir en la fe incluso cuando las respuestas no llegan de inmediato. La oración es un poderoso medio de comunicación con Dios y nos permite experimentar su amor y cuidado en nuestras vidas.

Hombres y mujeres que clamaron a Dios

En la Biblia encontramos numerosos ejemplos de hombres y mujeres que clamaron a Dios en momentos de necesidad y desesperación. Uno de ellos es el profeta Elías, quien clamó a Dios en el monte Carmelo para que enviara fuego del cielo y consumiera el sacrificio que había preparado. Su oración fue contestada de manera poderosa, demostrando el poder y la fidelidad de Dios.

Otro ejemplo es el rey David, quien a lo largo de los Salmos expresó sus clamores y peticiones a Dios en medio de diversas situaciones. En el Salmo 3, por ejemplo, David clama a Dios en medio de la persecución y aflicción, confiando en que Él es su escudo y su libertador. La respuesta de Dios a las oraciones de David se muestra a lo largo de los Salmos, donde se evidencia su protección y cuidado constante.

En el Nuevo Testamento, encontramos a la mujer cananea que clamó a Jesús por la sanidad de su hija endemoniada. A pesar de que Jesús inicialmente parecía ignorarla, ella persistió en su clamor y demostró una gran fe. Jesús finalmente la escuchó y sanó a su hija, mostrando así que la fe y la perseverancia en la oración son fundamentales para recibir respuesta de Dios.

Otro ejemplo destacado es el de la mujer que padecía de una hemorragia y que tocó el manto de Jesús en busca de sanidad. A pesar de que había sufrido durante muchos años y había buscado ayuda en vano, ella creyó que tan solo tocar el manto de Jesús sería suficiente para ser sanada. Su fe fue recompensada, ya que Jesús la sanó instantáneamente y reconoció su fe como la razón de su sanidad.

Oración de la mujer en la Biblia

La oración de la mujer en la Biblia es un tema que merece especial atención, ya que a lo largo de las Escrituras encontramos numerosos ejemplos de mujeres que se acercaron a Dios en oración. Estas mujeres, a pesar de vivir en una sociedad patriarcal, demostraron una gran fe y confianza en el Señor.

Una de las oraciones más conocidas es la de Ana, la madre de Samuel. Desesperada por no poder concebir un hijo, ella clamó al Señor en el templo de Silo. En su oración, prometió dedicar a su hijo al servicio de Dios si le concedía el anhelado don de la maternidad. Su fervorosa oración fue escuchada y Dios le bendijo con un hijo, quien se convirtió en uno de los grandes profetas de Israel.

Otro ejemplo destacado es el de la mujer cananea que buscó a Jesús para que sanara a su hija endemoniada. A pesar de ser extranjera, ella demostró una fe inquebrantable y una persistencia admirable. Su oración fue tan poderosa que Jesús no pudo ignorarla y sanó a su hija al instante, reconociendo su gran fe.

Debemos mencionar también la oración de María, la madre de Jesús. En el momento de la Anunciación, cuando el ángel Gabriel le reveló que sería la madre del Mesías, María respondió con una oración llena de humildad y entrega: «He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra». A lo largo de su vida, María continuó orando y confiando en Dios, siendo un ejemplo de fe para todos nosotros.

Finalmente, es importante mencionar a la mujer samaritana que se encontró con Jesús junto al pozo. En su encuentro, Jesús le reveló su verdadera identidad y ella, llena de asombro, corrió a contarle a su pueblo acerca de este encuentro. Su oración fue la chispa que encendió la fe en su comunidad, y muchos creyeron en Jesús gracias a su testimonio.

En resumen, la oración de la mujer en la Biblia nos enseña que no importa nuestra condición o circunstancias, podemos acercarnos a Dios con confianza y fe. Estas mujeres nos dejaron un legado de valentía, perseverancia y humildad en la oración, recordándonos que Dios escucha y responde a nuestras súplicas.

Te encantará leer también

Ejemplo de Mujeres en la Biblia que Sufrieron ViolenciaMujeres Profetas en la Biblia en el Nuevo Testamento y Antiguo15 Mujeres Importantes de la Biblia Nuevo Testamento y Antiguo Testamento
Oraciones Contestadas De Mujeres En La Biblia Julio - 2024 (2024)

References

Top Articles
Latest Posts
Article information

Author: Gov. Deandrea McKenzie

Last Updated:

Views: 6107

Rating: 4.6 / 5 (46 voted)

Reviews: 85% of readers found this page helpful

Author information

Name: Gov. Deandrea McKenzie

Birthday: 2001-01-17

Address: Suite 769 2454 Marsha Coves, Debbieton, MS 95002

Phone: +813077629322

Job: Real-Estate Executive

Hobby: Archery, Metal detecting, Kitesurfing, Genealogy, Kitesurfing, Calligraphy, Roller skating

Introduction: My name is Gov. Deandrea McKenzie, I am a spotless, clean, glamorous, sparkling, adventurous, nice, brainy person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.